Poesía para llevar nº 26C

Desde el IES Ángel Sanz Briz nos envían una interesante propuesta para el antepenúltimo número de PPLL. Es la rima XLII, un clásico de Bécquer. Pero, como nos indican nuestros compañeros del IES Ángel Sanz Briz, lo interesante es observar la lectura que hacen algunos de los alumnos en la que expresan su concienciación contra la violencia machista.

Anuncios

Poesía para llevar. Proyecto final

LOGO PPLL MÁS GRANDE CENTRADOEl curso se termina y sabemos que muchos habéis ido recopilando semanalmente los distintos poemas. Como trabajo final, os proponemos varias opciones.

1) Encuadernarlos de la manera más original.
En este tablero tienes ideas de lo que se ha hecho otros años y en otros centros, pero seguro que tú puedes mejorarlos.
 
2) Elige uno o varios poemas y haz su versión gráfica: ilústralo; trabaja el texto como si fuese poesía visual, tacha palabras para hacer un nuevo poema; o seguro que hay alguna imagen que te evoca el texto y que tú puedes plasmar.
 
3) Realiza un índice con todos los poemas, puntuando cada uno con estrellas o pulgares arriba. Elige el que tenga una mayor puntuación y justifica tu elección.
 
4) Seguro que has echado de menos a algún poema o algún autor y para el próximo curso necesitamos propuestas, así que te puedes descargar la plantilla y completarla tú, con tu poema preferido y en el dorso la biografía del o de la poeta junto a tú opinión. Se tendrá en cuenta para el próximo año.
 
Como veis son unas propuestas variadas y no son incompatibles entre sí.
El último poema aparecerá el día 29 de mayo, así que con todos ellos algo podremos hacer.
Ha sido un curso lleno de poesía y queremos que la traigáis, reunida al centro, luego os la podréis llevar.
Esperando vuestros maravillosos poemarios….

LA COMEDIA DE LAS APARICIONES

IMG-20190403-WA0000

La comedia de las apariciones es una adaptación de la obra Mostelaria de Plauto. Este dramaturgo griego siempre usaba el mismo tipo de personajes jóvenes alocados y calaveras, cortesanas, alcahuetes, flautistas, esclavos… También usaba un argumento lleno de situaciones de enredo, engaños y confusiones.  OSCAR MARTINEZ

Plauto, uno de los más importantes comediógrafos griegos, cuenta en esta comedia lo que le ocurre al hijo de un aristócrata griego mientras éste está de viaje. Aprovecha la ausencia del padre para despilfarrar dinero en toda clase de lujos, bebidas, mujeres, etc. Pero lo que no sabe es que su anciano padre ha vuelto antes de tiempo, y que va a descubrir qué se ha hecho con todo su dinero. 

Desde Clásicos Luna se ha realizado una adaptación y se han añadido ciertas escenas, como el monólogo de los fantasmas al principio de la obra, que resumen de forma indirecta lo que va a pasar. Es de destacar la cantidad de bailes y canciones que hay a lo largo de la obra, lo cual, en mi opinión, la hace más ligera y divertida. FELIPE BETRÁN

El actor que más me gustó fue el que hacía de esclavo, se sabía perfectamente lo que tenía que decir y se le notaba que le gustaba el teatro porque ponía mucho énfasis en su papel. Hubo también un actor que imitaba muy bien los movimientos y la voz de un borracho. Luego estaban los actores y actrices de mi curso, que me hizo mucha gracia verles, además actuaron muy bien; aunque, algunas veces, algunos se trababan un poco pero era por los nervios de tener tanta gente enfrente. MIKEL LOIZAGA

Esta obra la había visto en el pabellón de mi colegio, y algunos personajes eran los mismos, eso me hizo ilusión. Esta segunda vez, me ha gustado mucho más, han incluido más diálogos, más historia y los personajes actuaban muy bien.
En resumen, me lo pasé genial y me reí mucho. IZARBE MATEO

En la segunda sesión en el Teatro de las Esquinas a las 19:30, al final del baile añadimos un saludo con las manos. En la  verdadera premier a las 18:00, José Luis, nuestro director, nos explico que estaría bien añadir ese gesto al baile y a partir de ahí ya desaparecíamos del escenario y nos despedíamos. YASMINA RAFOUKI

Iniciando nuestra gira fuimos a Hospitalet  y para empezar bien la mañana, se nos averió el autobús a las cinco y estuvimos esperando una hora hasta que nos cambiaron de autobús. Cuando llegamos, tuvimos que retrasar las actuaciones para poder prepararnos. Las sesiones nos salieron muy bien, pero al terminar la primera y bajar el telón algunos espectadores empezaron a subirse por el hueco del escenario y a mirar lo que había detrás ¡Era una locura! Suerte que los siguientes se portaron mejor. SILVIA FERRER